Entradas populares

jueves, 28 de agosto de 2014

Hogares


-Hmm, esto no se parece a la foto del anuncio.- Dijo el muchacho viendo el interior -¿Está segura de que este es el lugar?
-Si, 100% segura, los del anuncio seguro se olvidaron de poner una foto actual y pusieron una de cuando esto era nuevo.
-No importa -Dijo mientras colgaba su sombrero en la entrada- me lo quedo.
-¿Está seguro? seguro puedo ayudarlo a conseguir algo mejor.
-No se moleste, se ve algo maltratado pero con un cuidado adecuado parece el lugar correcto para mí.
-¿Como lo sabe? aun no ha visto los demás, seguro podría conseguir algunos con un mejor frente, sin tantos huecos y menos oscuros.
-No hace falta -Dijo mientras dejaba una maleta en la cama- ¿Donde firmo?
-Usted no entiende, no quiero que viva acá -Dijo la mujer con tono molesto- Usted parece poder darse el lujo de un lugar mejor.
-No es ese el punto -Dijo el muchacho con una sonrisa mientras miraba sus ropas gastadas y sus zapatillas rotas- Yo ya vivo acá.
-Le aconsejo que se vaya, es más, le pido que se retire y salga a buscar un mejor lugar.
-Y yo le digo que no pienso salir, este es ya mi hogar, y el suyo.
-¿Como el mío? -Dijo ella desorientada- No entiendo de que habla.
-Verá, usted creó este lugar, lo hizo para usted, y lo hizo perfecto. Pero en un momento le aburrió y salió a buscar otro lugar donde vivir -Dijo el joven mientras se sentaba a la mesa y le pedía a ella que haga lo mismo- En ese momento decidió que otras personas deberían vivir aquí.
-Es cierto, continúe.
-Como usted sabrá, cuesta muy poco las primeras veces dejar entrar nuevas personas, por lo general son jóvenes y torpes, están saliendo a conocer el mundo y no terminan de conformarse, por lo que quieren mudarse constantemente. Esto causa que muchas veces dejen un gran desorden al salir a buscar nuevos rumbos.
-Algunos de los inquilinos anteriores dejaron un gran desastre como podrá ver.
-Lo noto, pero no me preocupa. Si me permite voy a continuar, luego de ver esto, usted decidió retirar este lugar del mercado, para poder vivir, tapió las puertas y ventanas y se sentó aquí sola a esperar que pase el tiempo y las cosas se arreglen solas.
-Era mi plan.
-Lamento decirle que eso no va a pasar, pero no se aflija, notará que desde que estamos aquí este lugar está un poco más iluminado y el aire menos enrarecido. Me tomé la libertad de abrir las ventanas para que entre aire, cambié algunas luces y apenas esté solo pienso dejar este lugar como nuevo. Por eso le reitero que quiero comprar.
-¿Como sé que puedo confiar en usted?
-No lo sabe, pero este es ahora mi hogar y me sentiría mejor si lo hiciera.
-¿Por qué tardó tanto en llegar?
-Es difícil encontrar un lugar cuando uno no sabe que lo busca. De repente un día llegué y ahí estaba.
-¿Por que no se quiere ir? -Preguntó ella cubriéndose el rostro- ¿Está viendo el desastre que es este lugar?
-Porque aquí me siento a gusto. Además, aunque quisiera no podría ¿Ve usted alguna puerta para salir? No, eso es porque no la hay, aquí solo se puede entrar caminando, pero salir es difícil y siempre implica romper una pared o ventana. -Dijo el chico mientras clavaba unas tablas a la pared- Es por eso que este lugar está así.
-¿Cuanto planea quedarse?
-Tanto como me lo permitan, verá que ya vacié mis maletas.
-¿Y yo donde voy a vivir?
-De eso quería hablarle, tengo un pequeño lugar muy acogedor. También está en reparación, pero verá que es mucho más grande y luminoso desde que arrancamos esta charla, aquí tiene las llaves ¿Podría cerrar los ojos un segundo? Perfecto, ya estamos aquí, bienvenida, no podré hacerle una guia, pero espero sea de su agrado. Ahora si me disculpa, tengo algo que hacer -Dijo y se dirigió a la ventana más alta a retirar un cartel diminuto y apenas legible que decía "en venta"- Todo listo, espero disfrute su nuevo hogar, y no dude en visitarme lo más seguido posible, después de todo, ahora somos vecinos. 

Dicho esto, el joven atravesó la única puerta hacia el exterior y la chica lo vio levantar un diminuto cartel del suelo antes de entrar al que antes había sido su hogar. La puerta desapareció detrás de él. "Que chico tan extraño, seguro está loco" pensó ella mientras miraba las llaves consternada y sonriendo al mismo tiempo. Estaba aterrorizada, pero decidió ponerse manos a la obra, después de todo, cuidar un corazón no es tarea fácil.

martes, 26 de agosto de 2014

Ensayo sobre la locura.

-¿Que hacés acá? Te dije que te fueras.
-Lo sé, y por eso no pienso moverme.
-No entiendo, lo digo por tu bien.
-Es por mi bien que elijo quedarme.
-Pero te voy a lastimar.
-Ya sé, pero prefiero que seas vos quien me lastime.
-No te quiero lastimar.
-Y es por eso que quiero que lo hagas.
-Eso no tiene sentido.
-No, ninguno, y es por eso que me parece la mejor opción.
-No te entiendo.
-No te pido que me entiendas.
-¿Como puede ser algo sin sentido la mejor opción?
-Porque es lo que quiero.
-Estás loco.
-Lo sé, por eso estoy teniendo esta charla solo.